martes, 3 de noviembre de 2015

Gobernador Francisco Linares Alcántara 1907-1910

El general Francisco Linares Alcántara fue electo presidente del estado Bolívar para el trienio constitucional 1907-1910, pero gobernó exactamente un año, pues, Juan Vicente Gómez, al destronar a Cipriano Castro, lo absorbió como su Ministro de Relaciones Interiores.

Francisco Linares Alcántara, político y militar egresado de la Academia de West Point, era nativo de Altagracia de Orituco (Guarico /18.3.1876) Para diferenciarse de su padre homólogo, quién fue Presidente de la República (1877-1878) aceptaba el apodo de “Panchito”.

Durante su gestión, el Estado Bolívar y todo el sur sufrió un crudo y prolongado verano que afectó la navegación hacia arriba y empobreció la cosecha de sarrapia. Entonces                 también comenzaron materializarse las dificultades para la explotación del balatá, pues destruidos los árboles de las zonas más próximas, se tenía que ir muy lejos a buscar la savia, precisamente cuando el mercado internacional estaba saturado y habían mermado los precios.         

Vino a sumarse a tales males la epidemia de peste bubónica en la Guaira y el decreto del gobierno de trinidad cerrando los puertos de aquella Isla a los Barcos Venezolanos, con el consecuencial perjuicio para el Comercio y la Economía General del Estado y  del resto de la región Sur. Incluyendo Amazonas (Río  Negro), donde entonces gobernaba Horacio Luzardo, reemplazado a mitad de año por el General. Manamá.

Sin embargo, los ajustes presupuestarios no impidieron que se decretara y comenzaran los trabajos de construcción de las aceras y cañerías de desagüe de las casas de la Ciudad; la instalación completa de un equipo de alumbrado de gas acetileno en la Biblioteca del colegio de varones; una alcantarilla de concreto en el canal de desagüe de la laguna;  de refacción del salón de la jefatura Civil y del cuartel de policía que entonces quedaba en una sección de la cárcel vieja; adquisición de mobiliario para el Palacio Episcopal; trabajos de relleno en la Avenida El Porvenir y Plaza Farreras; reparación de la calle Santa Ana al Cementerio; ejecución de los retratos  al óleo de los próceres de la Independencia, General Pedro León Torres, Fernando Peñalver, Eusebio Afanador y Juan Vicente Cardozo para ser colocados en la casa del Congreso de Angostura.

Creación de una estación de policía en los Morichales (así se llamaban diversos caseríos alrededor de la Ciudad), a cargo del Coronel Eleazar Carrillo. Se la dotó de bestias para el recorrido, toda vez que el único medio de transporte rural rodante de entonces eran los carros de dos ruedas tirados por bueyes, popularmente conocidos como ruletos. En la ciudad el transporte rodante era relativamente más avanzado. Coches tirados por caballos: el Famosos Victoria y el  Fheatón sin capacete. Había incluso un Ómnibus  que por falta de vías adecuadas,  se limitaba a llevar  pasajeros desde el Oasis, en la calle Orinoco donde también quedaba  la cantina la Isla, de J. Ramón Núñez, hasta el  hipódromo  y ofrecer paseos de seis a  cuatro de la tarde. Su dueño o administrador, Francisco Piraldi , inauguró posteriormente una ruta  nueva  hasta  Morichal el Prado.

De manera que, primero que el automóvil, llego a Ciudad Bolívar el Ómnibus,  gracias al auge económico  dado no solo por la sarrapia y el caucho, sino también  por la explotación de los yacimientos auríferos  de el Callao.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

Varias empresas explotaban el oro de la región yuruarense, entre ellas, “El Callao General Gold  Mining Company  Ltd” o Compañía Minera del Callao contra la cual, en septiembre de ese año 1908, la Corte Suprema de Distrito Federal dictó sentencia en el juicio seguido por Bartolomé Tomasi & Co por cobro de Bs.  625..295,40 que le debía la prenombrada por suplementos y anticipos que le hiciera la explotación minera, incluyendo los réditos de dicha suma, desde el día 16 de julio al tipo del 9% anual. Antonio Ledesma era en Venezuela  el representante de la Compañía, la cual tenía su sede en Londres y su abogado, el doctor  Nicomedes Zuloaga, quien apeló el fallo favorable a B. Tomasi .

El juicio contra la empresa inglesa fue celebrado en Bolívar como fue celebrado también el juicio favorable al Estado Venezolano contra la Bermúdez Company , explotadora del asfalto de Guanaco.  Esta fue condenada a pagar, como en efecto pagó, una multa de cinco millones de bolívares.

Ciudad Bolívar estaba en buena tónica comercial, cultural y gremial. El Teatro Bolívar se abarrotaba con la puesta en escena dentro de una programación llamada Martes Elegantes, de las obras La Tosca, La  Esposa del Vengador, Las Campanas de Carrión, El loco, Díos y el Drama de Fedora, todas interpretadas por Emilia Montes, primera actriz de la empresa teatral de Teófilo Leal que andaba en gira por las principales ciudades de Venezuela.

De ese tiempo es la “Sociedad Cooperativa de Ahorros “, pionera del sistema de ahorros bancarios en Venezuela, fundada por connotados señores como Bracho Albornoz , Guillermo Lange , Tomás Carrasco , J. E  Sánchez Afanador y Arístides  Rengel.
Del tiempo de Linares Alcántara  es también la plaza Farreras de Ciudad Bolívar. El General ordenó su construcción en forma de abanico. Se necesitaron  tres mil carros de tierra para la explanación del lugar. Las aceras fueron hechas con cemento romano, medio metro por encima del nivel de la  calle, pero no tuvo el tiempo suficiente en la Presidencia  del Estado para concluirla e inaugurarla, porque otro  destino mayor lo aguardaban.

El 23 de noviembre de ese año, el Presidente de la República Cipriano Castro se vio obligado a pedir permiso para viajar a Europa, específicamente Alemania, donde debía   tratarse una afección renal aguda, Su compadre y compañero de lucha en el camino de la restauración, General Juan Vicente Gómez, primer Vicepresidente, fue llamado para sustituirlo y ya sentado en la silla de Miraflores, para beneplácito de las potencias que nada querían  con el Presidente enfermo, decidió cambiar  las cosas  sin tener porqué darle cuenta a su antecesor.

El pretexto fue una conjura contra la vida del Presidente encargado, Juan Vicente Gómez, cuyo principal indicio estaba en un supuesto telegrama enviado por Castro al Gobernador de Caracas, Pedro María Cárdenas, con el siguiente mensaje: “La Culebra se mata por la cabeza”

El 20 de Diciembre, el General  Gómez, se dirige a la nación anunciando su decisión de cambiar el gabinete tras  debelarse una conjura fraguada contra su vida y porque “algunos pocos ciudadanos  que llamándose  íntimos amigos de Cipriano Castro han  obstaculizado el cumplimiento de mis deberes”. Justificado de esta manera el golpe, Venezuela tenía nuevo mandatario. Unos salieron  y otros llegaron  o fueron ascendidos como el General Francisco Linares Alcántara, Presidente del estado Bolívar

Linares Alcántara  dejo al Estado Bolívar el 7 de Diciembre luego de embarcarse en el  vapor manzanares con destino a la Guaira. Por corto tiempo informaría al diario  El Luchador, pero se quedo como integrante en el nuevo Gabinete en el Ministerio de  Relaciones  Interiores.  Su lugar fue ocupado por el Dr. Antonio María Delgado, primer Vicepresidente del estado, quien ratifico al Gral. J. Campbell Acosta, como Secretario General del Gobierno.

Los otros miembros del Gabinete fueron: Dr. Francisco Gonzáles  Guinán, Ministro de Relaciones Exteriores: Gral. Régulo L. Olivares, Ministro de Guerra y Marina: Gral. Rafael Carabaño, Ministro de Fomento: Dr. Roberto Vargas, Ministro de Obras Públicas: y Samuel Maldonado, Ministro de Instrucción Pública.

El golpe de Gómez contra Castro en ausencia, ocurrió cuando las aguas territoriales de Venezuela estaban asediadas  por cruceros de la Marina Real Holandesa, los cuales ya habían  entrado a algunos puertos y ejecutado actos de registro a mano armada en naves mercantes, con propósitos deliberadamente hostiles.

El cambio gatopardeano del poder acabó contra la agresión de países europeos con los cuales Venezuela  estaba en deuda. Gómez prometió  cancelar  hasta el último centavo y no fue promesa vana. Seguramente su Gobierno estuvo  respaldado por las potencias extranjeras.  Cinco días después del golpe, fondeó en el Puerto de la Guaira, el Delphin,    buque de guerra americano, enarbolando el pabellón de Venezuela y saludando con disparos de ordenanza. Ese mismo día. Thomas Washington, capitán  del buque,  subió con toda su oficialidad a saludar a Gómez  en  Miraflores.

Pero no todo fue color de rosa, el Presidente  de Guárico, Luciano Mendibel,  se alzo contra Gómez en calabozo y luego de asesinar al comandante de armas, se apodero del parque y proclamó a Nicolás  Rolando como jefe de la Revolución. Perseguido  por fuerzas leales, huyo a San Fernando.

Quienes  manifiestamente se opusieron a la actitud de Gómez, fueron perseguidos y detenidos  y para darle sustentación al golpe e inhabilitar a Castro, toda vez que el simple telegrama no constituía prueba fehaciente, fue enjuiciado por la muerte  del conspicuo  general de la revolución federal, Antonio Paredes.

Comenzó para Venezuela un nuevo tiempo dictatorial con un solo caudillo: Juan Vicente Gómez.   El forzoso  heredero del trono sabía donde le apretaba el zapato que calzaba: 42 anchito.

Venezuela entonces contaba 2.654.000 habitantes y una deuda de 225 millones de bolívares que acreedores como Holanda e Inglaterra no toleraban; pero la explotación petrolera, aunque tímidamente,  había comenzado un año antes.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada