viernes, 13 de noviembre de 2015

Gobernador Nicolás Rolando 1899-1900

            Caudillo militar y político. Fue el primer Gobernador de Cipriano Castro en el Estado Bolívar, desde diciembre de 1899 hasta el 24 de abril de 1900.
            El general Nicolás Rolando Monteverde, nació en Barcelona, Estado Anzoátegui, el 27 de enero de 1858 y falleció en Caracas el 14 de febrero de 1914. Estudió Farmacia en la Universidad Central de Venezuela y una vez graduado se estableció en Cumaná, donde destacó como figura importante del liberalismo oriental. Actuó política y militarmente al lado del general Joaquín Crespo y por esa vía llegó a ser Presidente constitucional del gran Estado de Bermúdez. En 1898 Presidente del Estado Sucre y el mismo año Ministro de Fomento.
            Siendo Senador en 1899 lo sorprendió la Revolución Liberal Restauradora y en reconocimiento a su filiación liberal, Cipriano Castro lo designó Gobernador Militar de Guayana en diciembre de 1899.
            Para entonces, de todo el Estado, y Ciudad Bolívar, su capital, con 12.500 habitantes, era el punto más poblado y también el centro y puerto comercial más importante del arco sur orinoqueño, incluyendo Apure. Tenía relaciones de importación y exportación con los puertos más movidos del mundo, entre ellos: el Havre, Paris, Bordeaux, London, Manchester, Port Spain, Nueva York, Caracas y La Guaira a través de la línea de Vapores  Hamburgo – América.
            Las artes de impresión y las letras habían adquirido gran impulso. Circulaba El Anunciador, diario de la tarde, fundado como trisemanario el 2 de junio de 1895 por Alfredo Mario Blanco y convertido en diario por don Agustín Suegart a partir de 1900. Circulaba asimismo Horizonte, órgano del centro científico-literario de la ciudad, dirigido por el doctor J.M. Agosto Méndez.
            El General Agustín Suegart, nuevo propietario de El Anunciador, era liberal y partidario del castrismo, por que puso su vespertino a la orden incondicional del gobierno y por ello casi siempre refritaba a “El Restaurador” que venía de Caracas, especialmente cuando publicaba artículos como este: “Ya los godos van entrando en razón, van comprendiendo que Castro es el hombre necesario en estos momentos excepcionales de nuestra existencia política; ya convienen en que su Mocho no sirve para nada (El Mocho Hernández, jefe del Partido Nacionalista, que había  renunciado al Ministerio de Fomento para alzarse)… no os figuréis, hombres poquitos del godobando, que castro es 1874 con los contratos enormes, ni 1885 con el desorden, la prenuria y el hambre, ni 1890 con la vacilación y la concordia, ni 1892 con el continuismo, ni 1897 con la tiranía y el robo, ni 1898 con la inepcia y el nepotismo… no, castro es algo nuevo, castro es la Restauración”.
            El obispo de la Diócesis era Monseñor Antonio María Durand, desde 1892, y la Cámara de Comercio arrancaba con la siguiente directiva: Presidente, L, Brockmann; Primer y segundo vicepresidentes, M. Palazzi y Roberto Henderson; Tesorero, José Frustuck; vocal, José Afanador y Secretario, T. Machado Núñez.
            Los carnavales de 1900 en ciudad Bolívar fueron bastante lucidos. Entonces la junta para organizarlos la designaba el jefe civil del distrito que a la sazón era Luis A. Guerra. Esta junta estuvo formada por Pedro Luccione, Luis Felipe Lloverá Solano, Santos Palazzi, M. Parchen, Alejandro Agostini, Mariano Figarella, Manuel Plaza y Salomón Khazen.
            Guayana tenía un colegio con rango universitario. Tal el Colegio Federal de Primera Categoría, del cual era catedrático de clínica ginecológica y obstétrica el doctor Felipe Jorge Lebrun, fallecido ese año. Fueron cuatro muertes muy sentidas de los bolivarenses en 1900, la del Dr. Lebrun, quien además era médico oficial de la Guarnición; la del Cónsul Británico, James Lyall, asesinado por un psicópata colombiano; la del General Alejandro Montilla, quien había sido diputado y Presidente del Estado Bolívar y la del General Antonio José Betancourt Sucre, descendiente del Mariscal de Ayacucho, ocurrida en Guasipati.
            El Colegio Federal de Primera Categoría o Universidad del Estado de Guayana que graduaba desde 1862, fue declarado de Segunda Categoría por decisión  del Ejecutivo Nacional, causando perturbación y gran malestar en la ciudad, especialmente en los jóvenes pobres. El Rector recibió el seis de septiembre la comunicación oficial del Dr. Félix Quintero, Director de Instrucción Pública, e inmediatamente los estudiantes publicaron un manifiesto de oposición y luego una carta en igual sentido le fue dirigida al Presidente de la República.
            El balance en 48 años de la Universidad, vale decir, del 12 de julio de 1862 hasta 1900, había sido 34 grados de bachiller en Medicina; 19 grados de Bachiller en Derecho, 9 grados de bachiller Teología; 19 grados de doctor en Medicina; 16 grados de doctor en derecho y 4 grados de de doctor en Teología. Para la fecha estaban por graduarse 7 jóvenes de doctor en derecho y cinco de médicos.
            Por efecto de un Decreto del Presidente Cipriano Castro (28 de octubre de 1899) que dividía el territorio nacional en 15 estados, el Distrito Federal y el Territorio Federal Margarita, el Estado Bolívar pasó a ser nuevamente el Estado de Guayana. El Estado Bolívar adquiere definitivamente este nombre con la constitución del 29 de marzo de 1901, la cual reestableció la división política de la República en 20 Estados.
            El General Nicolás Rolando duró menos de cinco meses como Jefe Civil y Militar de Guayana. El 24 de abril fue sustituido por el General Lorenzo Guevara.

            Rolando, descontento, se unió a los movimientos conspirativos del General Manuel Antonio Matos que entonces se organizaba contra el régimen de Castro. A fines de 1901 viajó a la isla de Trinidad y desde allí acaudilló la “Revolución Libertadora” el 9 de marzo de 1902 que tendrá a Ciudad Bolívar como sangriento escenario final. En Angostura había dejado a un hombre clave dentro de la guarnición, al coronel Ramón Cecilio Farreras Franchi, quien se desempeñaba como Jefe Instructor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario