jueves, 12 de noviembre de 2015

Gobernador Lorenzo Guevara


El general Lorenzo Guevara, asume la jefatura civil y militar de Guayana el 24 de abril de 1900 y gobierna hasta el 6 de mayo de 1901.
            En el mismo vapor Bolívar donde llegara su esposa Belén meses antes, parte del General Nicolás Rolando. Había otro vapor, el Orinoco, propiedad de la Casa Dalton y Cia, que muchas veces contrataba el Gobierno para movilizar tropas de un lugar a otro del río.
            El nuevo gobernante nombra a sus colaboradores, entre ellos al general Jesús Torres C. en la secretaría General de gobierno y se apresta a unirse a la celebración de las fiestas de San Isidro Labrador que entonces eran populares en el barrio de su nombre donde tenía el santo de la lluvia una capilla en la que se cantaba este verso morichalero del doctor Ramón Isidro Montes, compuesto en 1876: ya viene el 15 de mayo / que es la fiesta del patrón / pidamos una limosna / para hacerle su función / para que digamos todos / implorando su fervor / san isidro! San Isidro! / San Isidro Labrador!/.
            Hasta tanto la constituyente sancionara una nueva Constitución, el general Lorenzo Guevara nombró ejecutivamente los concejos municipales. De esta manera: el de heres conformado por el Br. Régulo Machado (Presidente); Gral. Juan M. Ruiz, general Ramón Contaste Laveaux, Dr. A. Natera Ricci, Dr. J.T. Ochoa y Br. Luis Acevedo Itriago.
            Ese año de 1900, justamente el 14 de abril, se inauguró un Circo de Toros con el nombre de “Circo de Toros La Paz”. Pero la corrida fue todo un fracaso. El diario “El Anunciador” reclamó: “Toros y toreros no tuvieron ala satisfacción del soberano, que es Casiano en todas estas gergas y como es natural e indispensable, la empresa debe ser solicita en prometer y cumplir mejores condiciones en las próximas corridas”. El empresario prometió una segunda corrida con los diestros caraqueños El Rubí y Vicente Victoria Mendoza, pero al final no fue posible por lo que hubo que improvisar nuevo circo con otro nombre, el de Santa Justa. En esta corrida a gradas llenas, actuaron los toreros Pablo Mirabal “El Rubio”, Bocanegra y el Chato. La  entrada el circo fue completamente gratis. Obsequio del presidente del estado, General Lorenzo Guevara, generosidad a la cual lo excitaba su matrimonio con una de las distinguidas señoritas de la ciudad, María Magdalena, hija del doctor Wenceslao Monserrate Hermoso, destacado abogado de la época.
            Aunque la mayoría de los historiadores ubican el comienzo de la historia del cine el 28 de diciembre de 1895 cuando en el sótano del gran café de París Luis Lumiere presentó las primeras imágenes en movimiento, esta comprobado que ya en 1888 Agustín Le Prince (francés muerto misteriosamente en 1890) había perfeccionado una cámara-proyector que filmaba veinte cuadros por segundo y utilizaba película perforada; que Tomás Alva Edison (EEUU), en 1890, había construido el Kineoptico; que George Demery (francia), en 1892, había patentado su Fonoscopio; que Birt Acres(Inglaterra), en 1895, había presentado y con el cual realizó una famosa filmación del Derby de ese año y que en Berlín los Hermanos Skladanowski, en 1895, inventaron el Biocospio, un doble proyector que utilizaba película transparente perforada.
            Pues bien, el primero de estos aparatos cinematográficos llegado a Ciudad Bolívar fue el Biocospio inglés, traído por Whiteman. Su primera función tuvo lugar el 30 de noviembre de 1990, cinco años después de su invención, en el Hotel Bolívar ( no el actual), propiedad de Guillermo Eugenio Monch, ubicado en la parte alta del comercio Montes & Monch de la calle Orinoco.
            En la primera función el empresario Whiteman proyectó las cintas “El Baile de la Serpentina” y Destrucción del vapor Maine”.
            Una segunda función se presentó en el mismo Hotel Bolívar el 3 de diciembre y en la misma actuó en vivo la cantante Julia Acosta. La tercera y última función, tal vez por lo incomodo del Hotel, se dio en el Teatro Bolívar el 10 de diciembre. Este Bioscopio fue presentado entonces como “El Rey de los Cinematógrafos” y dejó un público cautivo para futuras presentaciones. Vale decir que el empresario Whiteman se le adelantó a Federico I Berhens, quien había ofrecido a los bolivarenses traerles el Kineopticon en agosto.
            Ciudad Bolívar no disponía en 1900 de un Hospital adecuado para servir una población local de 12 mil habitantes y 70 mil en el estado. El hospital que se había propuesto Dalla Costa en 1870 fue transformado en cuartel y la edificación utilizada por el hospital de caridad, debido a su progresico estado de deterioro, se hallaba en reparación total desde junio de 1899. de allí que el concejo municipal haya acordado el 9 de abril darle un vuelco a la administración del hospital de caridad para hacerlo más eficiente y adecuado a las necesidades de la ciudad. Empezó por sustituirle el nombre y así se llama desde entonces “Hospital Ruiz”, en homenaje a quien por mucho tiempo desempeñó los cargos de Medico-director de los hospitales Civil y Militar y de Médico de Sanidad del Puerto como la Vicerrectoria del Colegio Federal. Después por Resolución del presidente del estado se destinó el producto del impuesto sobre los cueros de res al fomento del hospital y la composición de las calles (28 de agosto) y al efecto se nombró una junta integrada por los doctores L.A. Natera Ricci (presidente), J.F. Ochoa y J.M Agosto Méndez para administrar esos recursos. Finalmente, una vez concluidos los trabajos bajo la dirección del Ingeniero P.H. Carranza, la municipalidad nombró una junta administradora del hospital Ruiz integrada por los doctores José Tadeo Ochoa, P.H.  Carranza, P. Acosta Delgado, C. Urbano Taylor y F. Retali para ejercer la autoridad superior al ser inaugurados los trabajos de ensanche y reparación.
            La comunicación telegráfica de ciudad bolívar con el resto del país no era directa. Había que lograrla a través de la Estación de Soledad hasta el 3 de diciembre de 1990 que fue instalado un cable subfluvial. Desde entonces comenzó a operar en ciudad bolívar una estación telegráfica bajo la jefatura de Rodríguez Santaella. El primer mensaje recibido procedía de coro. Ciudad bolívar podía entonces comunicarse telegráficamente con caracas, Maracaibo y todas las estaciones del país.
            De manera que los bolivarenses para ese año tenían teléfono y telégrafo, pero no había sido posible la luz eléctrica. Esta llegaría once años después. La ciudad se alumbraba  con faroles y ello permitía al para entonces popular “Zambo Justo” pasearse desnudo por la calle Miscelánea mientras los muchachos lo alumbraban con cerillas para observarlo mejor.
            Las boticas como La Bolivariana en el Paseo San Antonio, no solo se limitaban a vender medicamentos sino también perfumes, dulces y vinos españoles. Las minas de hierro de Imataca dejaron de explotarse debido a que la concesionaria “The Orinoco Iron Company” fue embargada por más de 75 mil bolívares que debía a Ellis Greel y Compañía, de Trinidad. Comenzó el embaldosamiento de la Plaza Bolívar, a levantársele  monumentos a Falcón y Dalla costa, acabar con el monopolio de navegación que The Orinoco Shipping & Trading Company Limited tenía por el Orinoco y a dársela impulsó al Teatro Bolívar presentando largas temporadas de Zarzuela y famosas piezas de la Dramaturga Hispana.

            De acuerdo con el decreto del 15 de abril, Cipriano Castro, Presidente Provisional de los Estados Unidos de Venezuela, conforme a las atribuciones 1 y 2 del artículo 3ro de la ley sobre organización provisional de la República, volvió a dividir al país en 20 Estados y al hacerlo, nombró nuevos mandatarios regionales, entre ellos, al General Julio Felipe  Sarría Hurtado, para el Estado Bolívar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada