domingo, 8 de noviembre de 2015

Gobernador Julio Sarría Hurtado 1901-1904


Militar y político. Fue designado Presidente del Estado Bolívar el 17 de abril de 1901. Se posesionó el 6 de mayo y gobernó hasta el 27 de mayo de 1904.
            El general Julio Felipe Sarría Hurtado nació en caracas el 17 de agosto de 1841 y falleció en Maiquetía el 31 de marzo de 1916. Tenía 60 años cuando fue nombrado Presidente del Estado y había cumplido una trayectoria militar importante desde que peleó como soldado en la Guerra Federal (1859-1863). Tenía la mano derecha mutilada y presentaba una cicatriz en el rostro, a causa de heridas sufridas durante la toma de caracas por parte de las tropas de la Revolución de los Azules (junio de 1868).
            Se distinguió como militar aguerrido en importantes acciones y llegó a ser dos veces ministro de Guerra y Marina (1879 y 1890); Presidente de Sucre, Táchira, Gobernador del distrito Federal, (1899), Jefe civil y militar de Maracaibo, de Mérida y Jefe de Fronteras.
            Designado Presidente del Estado  el 17 de abril, tomó posesión el 6 de mayo. En el Territorio Federal amazonas mandaba como gobernador el historiador Bartolomé Tavera Acosta y en el Territorio Federal Yuruary que nuevamente había sido creado (14 de diciembre de 1900) y el cual abarcaba al Distrito Roscio y a la Comisaría Nacional de Cuyuní, había sido designado gobernador el general Manuel Silva Medina.
            Sarría, al igual que su antecesor también llegó a la ciudad en vísperas de las fiestas de San Isidro Labrador donde la muchachada se divirtió con la Cucaña o Palo encebado, frente a la pulpería de Alberto Gamboa, en el Paseo Gáspari.
            Sarría se cortaba el pelo en la Barbería Francesa de J.M. Castellani en la calle Miscelánea cuando demasiado tarde se enteró de la muerte del General José Pío Rebolledo, ocurrida el 16 de abril de 1901 en Caicara de Maturín. Rebolledo como él había peleado en la Guerra Federal y los Guayaneses lo recordaban porque el 29 de enero de 1880, como jefe de la Guarnición de Ciudad Bolívar, se levanto en armas contra el Gobierno de Antonio Guzmán Blanco dando muerte a su inmediato superior, el General Manuel Carrillo Cortes, en la Casa de las Doce Ventanas. Entonces fue sometido y condenado a la pérdida de sus grados militares y a 10 años de presidio en el Castillo de San Carlos.
            En esos días los Battistini y los Boccardo, no se podían ver debido a un conflicto judicial a nivel de Juzgado Civil que terminó condenando al comerciante José Boccardo a pagarle a Aurelio Battistini la cantidad de 58.127,72 bolívares, una cifra importante para una época en que el comercio Angostureño lucia floreciente.
            El Poder Judicial era administrativamente muy regional y en vez de Juzgado Superior como ahora teníamos Corte Suprema del Estado que, a propósito, confirió ese año el titulo de abogado al bachiller Federico Calderón, quien se había graduado en el Colegio Federal de Guayana el 16 de noviembre del año anterior.
            Para entonces el Colegio Federal de Guayana había sido relegado a segunda categoría, recién llegado Cipriano Castro al poder, pero el 11 de marzo recapacito y dictó un decreto autorizando al Colegio Federal de Guayana para reinstalar las clases de Ciencias políticas y ciencias médicas que existían anteriormente y para abrir las Escuelas de Minas. Dicho decreto establecía que los cursantes podían  optar al titulo de doctor en el mismo Instituto o en cualquier Universidad del país.
            Luis A. Natera Ricci, quien en el mismo Colegio Federal se había recibido de doctor en ciencias Políticas en julio de 1888, figuraba como flamante Presidente del Colegio de Abogados mientras el otrora compañero de estudio Adrián María Gómez que igualmente cursó allí Ciencias Eclesiásticas, se estrenaba como Deán de la Catedral.
            1901 si bien resultó favorable para el colegio por la reinstalación de sus cursos universitarios, por otro lado no, por cuanto sufrió las pérdidas del doctor Carlos Machado, quien falleció desempeñando el Vicerrectorado y las cátedras de gramática, castellano y latín y del Dr. José Gervasio Rodríguez, decano de la facultad de ciencias, fallecido el 13 de octubre.
            Uno de los primeros Decretos del Presidente Sarría fue el de convocatoria de la Asamblea constituyente del Estado, la cual se instaló el 3 de junio bajo la presidencia del doctor José Tadeo Ochoa, quien junto a Antonio Bello representaba al distrito heres. Los otros miembros de la Constituyente eran los generales Manuel González Gil y Emilio César Santo domingo, por Cedeño; Policarpio Espejo y Timoteo Carvajal, por Sucre y Agustín Suegart y Miguel Acevedo, por Piar.
            La Asamblea constituyente, al igual que la Asamblea legislativa del Estado nombrada Junta Directiva cada diez días durante el periodo de sesiones, de suerte que la misma que duro apenas veinte días para dictar una nueva constitución, tuvo una segunda directiva presidida por el general Fernando Calzadilla, quien se había incorporado como diputado suplente.
            La nueva constitución regional fue sancionada ese año el 20 de junio y estableció que el Presidente del Estado designado por el pueblo a través de sus representantes “durará tres años en sus funciones y no podrá ser elegido para el trienio siguiente”. Cinco Días antes la Asamblea Constituyente del Estado había decretado la ratificación de los poderes del Presidente provisorio Sarría Hurtado hasta tanto fuera reemplazado constitucionalmente.
            La nueva Carta estatal implicó la elección constitucional de nuevas autoridades para suplantar a las que gobernaban provisoriamente, de manera que se dictó una ley de elecciones y se estableció el 28 de octubre para los comicios. La votación duraba tres días a nivel de parroquias para elegir a los concejos municipales. Estos precedían después a votar por los representantes del distrito a la Asamblea legislativa y por sus candidatos a la Presidencia y vicepresidencia tanto de la república como de su Estado respectivo. Finalmente enviaban las actas a la asamblea legislativa para el escrutinio general y al senado las correspondientes al presidente de la república y vicepresidencias.
            Las elecciones para los cuerpos deliberantes conforme a la nueva constitución del estado se realizaron entre fines de septiembre y comienzos de octubre. En el distrito heres resultaron electos el Dr. Vicente Castillo Rivas, Tomas Machado Núñez, Antonio González, Gral. Agustín Suegart, Br. J. Felipe Abundio Silva y Dr. José Tadeo Ochoa en quien recayó la Presidencia. Lo igual ocurrió en el resto de los distritos donde los cuerpos edilicios quedaron presididos por J.M. González, en Piar; Juan Manuel García, en Sucre y Juan Francisco Arismendi, en Cedeño.
            La primera asamblea legislativa de 1901 electa constitucionalmente, se instaló el 5 de diciembre a las tres de la tarde y eligió para la primera década al Dr. Antonio bello como el presidente; primer vicepresidente, Gral. Alfredo Alcalá; segundo vicepresidente, Dr. Eduardo Oxford y secretario el Br. José Mª Arroyo.
            Cuatro días después recibía el mensaje del presidente del estado, gral. Julio Sarría Hurtado, quien se lamentaba de la discriminación notable sufrida por el tesorero, tanto por las creaciones de los Territorios yuruary y delta amacuro, como por la reducción del situado constitucional.
            En verdad que poco había podido hacer el mandatario regional en ocho meses de ejercicio, apenas la creación de una Escuela de varones en el Municipio Cermeño (Distrito Heres); un busto del prócer Juan Bautista Dalla Costa en la plaza miranda y otros del general Juan Crisóstomo falcón en el Malecón, montado por la casa de Julio Roverssi hijo, pero los bolivarenses no veían bien que el busto fuese más alto que el pedestal, lo cual hubo de corregirse posteriormente. La inauguración de ambos monumentos tuvo lugar el 5 de julio y el discurso de orden lo pronunció don Hilario Machado.
            Después de recibido y considerado el mensaje presidencial, la Asamblea legislativa discutió y aprobó un proyecto de reforma a la ley de división político-territorial que dividía al estado en cuatro Distritos Heres, Capital Ciudad Bolívar, cedeño; capital caicara; Piar, capital Upata y sucre, capital Moítaco “mientras se consigue la reincorporación de los distritos que forman actualmente los territorios Yuruary y Delta Amacuro que han sido parte integrante del Estado”.
            La llegada de castro al poder no significó de ninguna manera., la pacificación del país, máxime cuando éste se desvió hacía el autoritarismo. El general José Manuel (Mocho) Hernández, jefe del partido nacionalista con el cual quiso montar una especie de extraña coalición no duró un solo día en el gobierno. Se alzó aunque pront fue derrotado y encerrado en el castillo de san Carlos. Lo sucedió el doctor y general Carlos Rangel Garbiras, jefe del mochismo en el Táchira, apoyado por los conservadores desde Colombia, pero también fue vencido.
            En el estado bolívar, antiguos predios revolucionarios del Mocho Hernández, no fueron menos los alzamientos, pero igualmente frustrados. El general Celestino Peraza y su lugar-tenientes Rómulo Sabino e Ismael Ovalles fueron vencidos, capturados y encerrados en la Cárcel de ciudad bolívar a mediados de mayo, lo mismo le ocurrió al gral. Zolio Vidal, quien junto con Dionisio Lizardi se había alzado contra el gobierno, este último cayó muerto en cañaveral.
            También cayó muerto (julio 12), pero por agavillamiento en el Territorio Federal Yuruary del que había sido su primer Gobernador, el gral. Santiago Rodill. Recibió cinco disparos de varios agresores.
            Antonio Liccioni, curso al cual estuvo ligada la época floreciente de El Callao, falleció el mismo día (20 de junio) en que la onda de la llamada Revolución Restauradora, daba a los bolivarenses una nueva Constitución.
            Falleció a los 84 años de edad y su muerte paralizó toda la actividad pública y comercial de la región. El Gobierno declaró duelo público y cerro las oficinas durante dos días. A Domingo María Battistini y Carlos Machado, Vicerrector del Colegio Federal, les toco dar las gracias en la plaza miranda donde era tradición detener el sepelio camino al cementerio. Alí Machado, quien moriría también 43 días después, exalto la generosidad del hombre que había llegado a Guayana por los senderos del llano colombiano, destacando la colaboración que le prestó a Juan Bautista Dalla Costa para construir el Hospital La Cruz.
            Por cierto que el 26 de mayo de ese mismo año el Concejo Municipal había nombrado una comisión presidida por él e integrada por Brígido Natera, Rómulo G. Natera, Antonio María Delgado y G. Barnewitz con el objeto de levantar un informe sobre ese hospital La Cruz cuyo edificio había sido transformado en el Cuartel Capitolio.
            Y era que el gran problema de Ciudad Bolívar por esos días parecía ser su hospital Ruiz  funcionando en una casa de barro y piedra que amenazaba con desplomarse y para cuya reparación urgente el presidente Cipriano castro no vaciló en atender la solicitud de 25 mil bolívares que le formularon los bolivarenses.
            Otro problema era el del Aseo Público, por lo que el jefe civil de heres, Gral. Adolfo Quintero, hizo saber a los dueños e inquilinos de casas, que el presidido no estaba obligado a limpiar el frente de sus respectivas habitaciones y que para el 31 de diciembre debían ser aseados los frentes de las casas, quedando penados los que no cumplieran la disposición, igualmente quienes amarraran animales en la Alameda, ventanas de las calles públicas y arrojaran basura en La Laguna, Laja de la Sapoara y Orinoco.

            La Ciudad se preparaba para recibir pomposamente al Nuevo Año (1902) y aunado a la limpieza de la ciudad, el Presidente Sarría Hurtado había nombrado una comisión responsabilizándola de los actos festivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada