sábado, 19 de septiembre de 2015

Presidente Luis Herrera Campins

XII. PERIODO CONSTITUCIONAL
1979-1984
Presidente de la República durante el periodo 1979-1984. Nació en Acarigua, Estado Portuguesa, el 4 de mayo de 1925. Hijo de don Luis Antonio Herrera y Rosalía Campins. En la misma Acarigua estudió primaria y secundaria en el Instituto La Salle de Barquisimeto, donde inició en 1941 su carrera política participando en foros de la Unión Nacional Estudiantil (UNE), matriz del Partido Socialcristiano COPEI, fundado en 1946, tras el derrocamiento del Gobierno del General Isaías Medina Angarita.
            Curso derecho en la Universidad Central de Venezuela desde cuyos auditorios intensificó su actividad política habiendo periodismo de combate. En 1948 fue electo diputado a la Asamblea Legislativa del Estado Portuguesa en el proceso democrático que llevó a Rómulo Gallegos a la presidencia de la República.
            Derrocado gallegos por un golpe militar, interrumpió sus estudios en 1952, obligado por el trabajo que como dirigente político de COPEI, llevaba a cabo contra el régimen militar  y perezjimenistas. Estuvo en prisión varios meses en la Cárcel Modelo de Caracas y luego seis años de exilio.
            Terminó su carrera universitaria en Santiago de Compostela (España) en 1955, donde se graduó de abogado y se inscribió en la corriente socialcristiana de Jacques Maritain, Emmanuel Mounier y Robert lebrel.
            Su retorno al país después de la caída de la dictadura el 23 de enero de 1958, lo incorporó de lleno al Partido y a la lucha electoral por el Poder. Lara entonces lo eligió como representante de la Cámara de Diputados, donde llegó a ser Jefe de la Fracción Parlamentaria de su partido. En 1969 la Organización Democrática Cristiana en la América Latina (ODCA) lo nombro Secretario General y más tarde una importante corriente dentro de su partido lo escoge de pre-candidato para disputarle a Lorenzo Fernández la candidatura oficial a la Presidencia de la República para el período 1974-79, pero pierde por estrecho margen, en la Convención Nacional Extraordinaria celebrada en el teatro Radio-City.
            Para el periodo 1979-1984, lo intenta de nuevo con mejor suerte. Sale a la calle a competir con los candidatos de otros partidos y resulta electo Presidente de la República en los comicios del 3 de diciembre de 1978 con el apoyo de COPEI, URD, FDP y Opina.
            El 11 de marzo de 1978, día de su proclamación por el concejo supremo electoral, delineó su filosofía política sobre la tesis de que la democracia es perfectible y fijó prioridad en su programa de gobierno para el proceso social mediante la implementación de las tareas culturales y educativas.
            Al tomar posesión el 12 de marzo de 1979, a la edad de 54 años, el Presidente Luis Herrera Campins advirtió que recibía una Venezuela hipotecada y que la deuda externa heredada había aumentado en más de 20 mil millones de dólares.
            Al término de su quinquenio constitucional su gobierno, había pagado 29.500 millones de dólares por concepto de amortización e intereses de la deuda pública externa y no fue más allá en el proceso de solventación porque, según dijo,  “la necesidad de ejecutar un conjunto de obras que quedó comprometido durante la administración del Presidente Pérez, determinó en buena medida un aumento del saldo neto de la deuda externa en 5.900 millones de dólares. En este incremento resultó determinó una buena medida un aumento del saldo neto de la deuda externa en 5.900 millones de dólares. En este incremento resultó determinante el desbordado aumento de tasas de interés, que llegaron a exceder del 20 por ciento y la escalada de costos de los proyectos subvencionados en el periodo del expresidente Pérez”
            El gobierno de Luis Herrera, en el período 1979-1984, invirtió 26.000 millones de dólares en los cambios de patrones de refinación de la industria petrolera de Azuay y el Palito, en el programa exploratorio y de investigación de la Faja Petrolífera del Orinoco, en la internacionalización y en el Complejo Criogénico de Oriente.
            También fueron hechos de su gobierno el desarrollo de la etapa final de la Represa de Gurí. Planta Centro Represa Uribante-Caparo y Planta Termoeléctrica de Maracaibo.
            El aumento sustancial del capital de la Siderúrgica del Orinoco; la construcción del Metro de Caracas que comenzó a funcionar en enero de 1983.
            Venezuela adquirió una flotilla de aviones F-16, la sede del Ministerio de la defensa fue puesta en servicio. Fue construido el edificio del Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional; inaugurado el Complejo Cultural Teresa Carreño con su monumental sala Pedro Ríos Reyna; el Edificio del Ateneo de Caracas, el Museo de Arte; el complejo Deportivo La Rinconada; la Planta Física del Museo de los Niños; la extensión del Museo de Maiquetía, el Aeropuerto de Cumaná; la construcción de 18 muelles para aumentar de 6 a 10 millones de toneladas la capacidad portuaria del país, el Monumento a la Paz en Trujillo, obra del escultor Manuel de la Fuente, el de la Espiga en Acarigua, obra del arquitecto Gustavo Legórburu, la Plaza del Sol Poniente, en Barquisimeto, del artista Cruz Diez, el Ferrocarril Acarigua Yaritagua, la ampliación del Hotel Caracas Milton, la construcción de más de 400 mil soluciones habitacionales con participación del sector privado, la planta física del instituto internacional de estudios avanzados, innumerables edificaciones escolares, sanitarias y deportivas como las redes de instalaciones construidas con motivo del Juegos Panamericanos, Bolivarianos y Nacionales.
            El 18 de febrero de 1983, como resultado de la caída de los precios del petróleo, el gobierno de Luis Herrera estableció medidas de restricción económica, entre las que destacó el cambio en la paridad del bolívar en relación especifica con el dólar. Al mismo tiempo se inició un proceso de renegociación de la deuda externa venezolana, cuyo monto, entre Deuda Pública y Deuda privada, sobrepasaba los 50 millones de dólares.
            En cuanto a Guayana específicamente, la acción de la CVG orientada al aprovechamiento del potencial hidroeléctrico del caroní, el desarrollo del programa industrial y la construcción de Ciudad Guayana como soporte del mismo, se vió afectada con merma de su jerarquía como casa matriz, por la activa presencia del Fondo de Inversiones de Venezuela (FIV), pero por otro lado, el decreto de regionalización 478, amplió su área de influencia en la Región Guayana (bolívar, delta amacuro), al anexarle el Territorio Federal Amazonas y asignarle nuevas funciones en materia de Desarrollo Regional. Frente a esta situación, su nuevo Presidente, el doctor Andrés Eduardo Sucre (sustituido en 1983 por el Gral. Bernardo Leal Puchi), inició un proceso de elaboración de nuevas políticas industriales, y revisó su estructura administrativa para definir mejor su nuevo rol dentro de la Región.
            Durante el quinquenio se construyó la planta de Interamericana de Alúmina (Iteralumina). Empresa de capital mixto que entró en operación en 1983, provista de todos los avances tecnológicos para transformar la bauxita nacional en alúmina, materia prima básica para lograr el aluminio. Con ella pasaron a nueve las empresas del capital mixto, es decir, donde la CVG tiene participación mayoritaria (Alcasa, Cementos Guayana, Metalmec, Venalum, Flor, Fanatracto, Fesilven, Sociedad Financiera Atlántica, CVG internacional, Pulpa y Papel, Electrográficos Venezolanos, Planta de Cloro y Soda, Puerto de Hierro).

            Durante el Gobierno de Luis Herrera, gobernaron en el Estado Bolívar los doctores Alberto Palazzi, Alcides Sánchez Negrón y Paúl Von Buren Pesquera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada