viernes, 16 de octubre de 2015

Gobernador Carlos Tinoco Rodil 1945


Carlos Tinoco Rodil, bolivarense doctorado en Ciencias Sociales y miembro de la Comisión que redacto el proyecto del primer Código del Trabajo, ascendió de la Secretaria General de Gobierno a la Presidencia del Estado el 8 de febrero de 1945 y gobernó ocho meses y diez días, vale decir, hasta el golpe militar del 18 de octubre del mismo año.
            El 14 de febrero, Carlos Tinoco Rodil se hizo acompañar en su gobierno por el Dr. J.A. Cárdenas, en calidad de Secretario General; de César Jara Colmenares, en la Secretaría Privada y de Joaquín Echeverría hijo en la Dirección de Fomento y obras Públicas. Cárdenas sería reemplazado diez días antes del golpe militar por Brígido Natera Ricci.
            Uno de lo primeros decretos del doctor Tinoco Rodil disponía duelo público por la muerte del coronel Carlos Meyer, quien había sido Presidente del Estado y Ministro de Guerra y Marina. Coincidió con la fecha (15 de febrero) en que el Gobierno de Venezuela rompió relaciones con Alemania y Japón, casi dos meses antes de la muerte del Llamado Apóstol de la buena amistad, Franklin Delano Roosvelt y a menos de tres de haber capitulado la Alemania nazista, llegando a la fase final de la Segunda Guerra Mundial que parecía encarecerlo todo, especialmente en el Estado Bolívar donde no se conseguía algo que ya se había hecho vital para el guayanés: la cerveza, pues la Nueva Cervecería había colapsado y las demás fabricas del país se habían visto obligadas al reducir al mínimo su producción.
            La escasez era tan evidente en Ciudad Bolívar que el diario El Luchador público el 21 de julio del 45, la siguiente información: “Hay cerveza. Llegó un regular lote. Ojala no vuelva a agotarse como en días pasados”.
            Lo que si se agoto definitivamente fue la paciencia del “cabezón” Pedro Fernández, quien premeditadamente esperó a Enrique Torres Valencia, en el cruce de las calles El Pilar y Concordia, y le asestó un arma blanca que le interesó partes vitales de su cuerpo (domingo 11 de marzo).
            Torres Valencia, director fundador de Ecos del Orinoco, era administrador del Hipódromo Angostura y reiteradamente se había negado a cancelarle a su agresor una papeleta de apuesta hípica, supuestamente dudosa.
            “Ecos del Orinoco” se mantenía en el aire desde 1936, lo que no había podido lograr “Radio Bolívar” aparecida al año siguiente. En su lugar estaba La Voz de Guayana, donde cantaba Virgilio Deán, el tenor de la voz de cristal, luego estupendo narrador hípico.
            En esos días de marzo Monseñor Dámaso Cardozo había puesto la Emisora en manos de Rafael Quiroz Cabrera. Pedro Elías Berhens y José Francisco Miranda, fundadores de Radio Bolívar, debieron liquidar la sociedad y el profesor Fitzí despachaba como Presidente del Consejo Municipal y se ocupaba de solucionar el problema de exceso de agua marcado por los medidores del INOS.
            A menos de cinco meses de asesinato de Enrique Torres Valencia, ocurrió otro en el Mercado Municipal de la Ciudad, cuando el hacendado zaraceño, Nicolás Felizzola, aficionado a las mujeres, a los gallos, al vino, a los dados y lo tiros, disparó cinco veces su revolver y dejó tendido para siempre A Ramón Aurelio Borges, quien le reclamó el irrespeto infligido a su esposa María Luisa Guédez.
            Sobre “El Tigre de Matas Altas” pesaban otros crímenes que en vez de recargarlo en la sentencia, lo atenuaron, pues salió en libertad antes de que su hermano político, el Presidente de la República, Isaías Medina Angarita, fuera derrocado el 18 de octubre del 45. Por supuesto, que los bolivarenses protestaron, más por catarsis que por la convicción de lograr justicia. Pero como al que a hierro mata a hierro muere. Nicolás Felizzola fue muerto de la misma forma allá en Matas Altas (25 de mayo de 1963), por su propio mayordomo, José Belisario.
            La nueva Asamblea Legislativa, producto de las elecciones de noviembre del año anterior, reformó la Ley de División Político-territorial para conformar los distritos Sucre y Roscio de la siguiente manera: Art. 4. E distrito Sucre se compone de los Municipios Caura, capital Maripa; Ribas, capital Purguey; Moítaco, capital Moítaco y Zoilo Vidal, capital Aripao: Art. 7. el distrito Roscio se compone de los Municipio Guasipati, capital Guasipati; El Callao, capital El Callao; Tumeremo, capital Tumeremo, Salom, capital El Miamo; Dalla Costa, capital El Dorado y Urdaneta, capital Santa Elena de Uairén.
            La Asamblea Legislativa aprobó esa reforma el 6 de febrero del 45, siendo presidente encargado el diputado Ángel H. Osuna. Entonces la Asamblea se reunía en la planta baja del Palacio de Gobierno. En 1959 tomó como sede la Casa del Congreso de Angostura y finalmente hizo propia a mediados de la década del 60, la Biblioteca Auditorio.
       La Biblioteca Auditorio se edificó sobre los restos del Teatro Bolívar durante las administraciones de Mario Briceño Iragorri y Carlos Tocón Rodil. El primero la decretó el 9 de abril de 1944 y fue inaugurada el 5 de mayo de 1945 por su sucesor. Para el efecto hubo un programa artístico transmitido por la Ecos del Orinoco y La Voz de Guayana: Himno Nacional ejecutado por la Banda Dalla-Costa, palabras de Mario Briceño Iragorri, quien vino expresamente desde Caracas; recitación de Héctor Guillermo Villalobos; “Serenata Se”, del compositor L. Danza, interpretada por Irma Juncal, acompañada al piano por el profesor José Francisco Miranda. Palabras  de Enrique Planchard, director de la Biblioteca Nacional y palabras de clausura por el doctor Eleazar Alcalá de Armas, director de la Sociedad Amigos de la Cultura de Guayana, entidad que recibió el edificio para su administración.
            Su presidente, Eleazar Alcalá de Armas, quien también era presidente del Colegio de Abogados, no resistió ciertas críticas que se le venían haciendo por la prensa y renunció a todos los cargos institucionales que desempeñaba, visto lo cual el Presidente del Estado tomó una gran decisión: decretó la creación del Servicio de Cultura del Estado Bolívar, adscrito a la dirección  de educación, para suplir las funciones confiadas a la Sociedad de Amigos de la Cultura de Guayana.
            El hospital Oxford de Upata, cuya ejecución había sido decretada por el Dr. Ovidio Pérez Agreda, al fin fue terminado bajo la gestión de Tinoco Rodil. La inauguración estuvo a cargo del Presidente municipal de Piar, Dr. Raúl Van Prag, quien también era director del hospital y falleció al mes siguiente, lo bendijo Monseñor Contastino Gómez Villa. De Caracas vino el senador Eduardo Oxford López, hijo del médico Eduardo Oxford y de Ciudad Bolívar estuvo presente el Obispo Miguel Antonio Mejia, quien el mes siguiente prohibió la lectura del libro “Futurismo”, de José Méndez Aponte, editado en la editorial Talavera por su gerente Eleazar Rendón, la iglesia consideraba dicho libro, ofensivo a lo moral y al sacerdocio. La prohibición implicaba pecado mortal para los contraventores.
            Volviendo al edificio de la Biblioteca Auditorio, este fue estrenado con un Festival Cultural a beneficio de la Liga Antituberculosa que venía trabajando a favor de la construcción de un Hospital especializado, en vista de que quienes padecían el mal del bacilo de Koch debían ir por su cura a Cumana.
            Después de una intensa campaña de prensa, el Presidente Carlos Tinoco Rodil dictó un decreto el 10 de julio destinado para el Hospital Antituberculoso, el edificio en construcción que para la Casa de Protección al Menor había sido decretado el año anterior.
            La Municipalidad se sumó al proyecto destinando el producto líquido del Sorteo Extraordinario del Centenario de Ciudad Bolívar. Otro acuerdo entonces de la municipalidad autorizaba al Ejecutivo para construir un Barrio Obrero en la zona adyacente a la Plaza Centurión, en función de lo cual fue dispuesta la reparación y acondicionamiento de las calles y avenidas de tierra de la zona de Ensanche conocida como Los Morichales.
            El 30 de julio se le abrió a los bolivarenses la posibilidad permanente de viajar directamente a Brasil al inaugurar Aeropostal, desde el aeropuerto local, una ruta hasta Boa Vista utilizando aviones “Lockhedd Lodester” que harían enlace con los Junkers de la empresa Cruzeiro de Sul.
Magnifica decisión de los gobiernos de Venezuela y Brasil convenir en abrir esta               ruta dirigida a fortalecer los lazos de vecindad que luego se estrecharían al crecer en la frontera los pueblos de Santa Elena  y Pacaraima.
            Los bolivarenses estaban por esa parte contentos, pero por otra los picaba el aguijón de un posible golpe de estado entre puertas debido a que von la renuncia del doctor Diógenes Escamantes, candidato del Gobierno para optar a la Presidencia de la República, bien visto por la oposición, ya no era posible un candidato de consenso.
            La candidatura de Dr. Ángel Biagini, Secretario General de la Presidencia, lanzada por el PDV, quien contaba con más del 80 por ciento de los diputados y senadores, electores por mandato constitucional, no era de la satisfacción de Acción Democrática, partido de la oposición liderizado por Rómulo Betancourt desde su fundación el 13 de septiembre de 1941.

            Desde el diario “La Esfera” y otros medios con los cuales contaba Acción Democrática, se minaron las bases del medinismo acusando al Gobierno de corrupción y de incapacidad para resolver los problemas de escasez derivados de los efectos de II Guerra Mundial. Se llegó incluso a señalar que ante la inminencia de la continuidad del medinismo en el poder a través del Dr. Ángel Biagini, la única esperanza eran los jóvenes oficiales de las Fuerzas Armadas y esto efectivamente caló y se hizo patético el 18 de octubre de 1945 cuando los jóvenes oficiales de la institución armada y Acción Democrática que venía luchando por acelerar el desarrollo de la democracia en Venezuela, se aliaron en un golpe cívico militar que terminó de un solo tajo con el gobierno de Medina Angarita y le dio paso a otro regido por una Junta cívico-militar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada