jueves, 22 de octubre de 2015

Gobernador Doctor José Benigno Rendón 1936.1941


Durante el gobierno del general Eleazar López Contreras (1936−1941), el Estado Bolívar tuvo tres Presidentes: el general J. F. Machado Díaz, el Dr. José Benigno Rendón y el Dr. Ovidio Pérez Agreda.  El primero apenas cubrió un mandato de 47 días, presionado por los bolivarenses que demandaban un gobernante nativo. 

El 3 de febrero de 1936, la Asamblea Legislativa, presidida por el diputado José Ramón del Valle Lavaux, tomó juramento al general J. F. Machado Díaz, designado Presidente del Estado por el Poder Ejecutivo Nacional, pero su mandato sólo pudo mantenerse hasta el 20 de febrero cuando consignó su renuncia obligado por los reiterados y cada vez más fuertes pronunciamientos de los bolivarenses.  “cansados de tanto mandatarios venidos de otros estados y desconocedores de la idiosincrasia y realidades de la región”.
De nada valió su antecedente como Administrador que había sido en el pasado de la Aduana de Ciudad Bolívar.  Su lugar fue ocupado por el doctor José Benigno Rendón a quien había nombrado Secretario General de Gobierno, tan pronto se posesionó de la Presidencia.

El doctor José Benigno Rendón, quien había sido magistrado judicial y egresado del Colegio de Primera Categoría de Guayana, fue designado oficialmente Presidente del Estado el 7 de marzo.  Entonces nombró Secretario General a Ernesto Pizarro.

Desde la muerte de Gómez, los bolivarenses se habían adueñado de las calles y espacios periodísticos para sus manifestaciones y demandas.  No había emisora.                La Broadcasting Bolívar había muerto al nacer y la Ecos del Orinoco de Enrique Torres Valencia, estaba en prueba y no saldría oficialmente al aire sino el primero de abril.

Los bolivarenses pedían la ejecución sin contratiempo de otro Acueducto, pues el existente databa del siglo pasado y acusaba demasiados problemas.  Reclamaban a las Fuerzas Armadas la devolución del edificio construido para el Hospital San Juan de la Cruz, transformado en Cuartel Militar El Capitolio.  Pedían prolongación del Paseo, desecación de la Laguna, autonomía para los Concejos Municipales, escuelas nocturnas y sobre todo, la unificación del  Estado Bolívar, para la cual se constituyó una Junta presidida por el médico Luis Felipe Vargas Pizarro que terminó politizándose, pues se lanzo a postular a Eleazar López Contreras como candidato a la Presidencia de la República una vez que finalizará su provisionalidad y se iniciara el período constitucional de cuatro años pautados por la reforma de la Carta Fundamental.  Por supuesto, que esto no fue de mutuo propio, si no que correspondía a una consigna palaciega que venía tomando vuelo desde la misma Capital de la República.

La reforma constitucional del 36, además de reducir a cuatro años el periodo constitucional, incluyó el llamado Inciso Sexto, mediante el cual no podría participar en la política quienes fueron tildados de comunistas.  Este inciso fue aplicado al Dr. Raúl Leoni, quien junto con Héctor Guillermo Villalobos había sido electo diputado por Bolívar al Congreso Nacional.  Este mismo inciso del Art. 32 fue aplicado igualmente a Gonzálo Barrios, Jovito Villalba y Oropeza “por pertenecer a doctrinas extrañas”, decía la resolución y el Consejo Supremo Electoral volvió a convocar a elecciones el 17 de marzo para suplantarlos.  En Bolívar, para sustituir a Leoni fue electo Andrés Brito, quien al incorporarse en la Cámara de Diputados fue atacado fuertemente por el diputado Larrain.

El Congreso Nacional se instaló el 19 de abril y nombró al Dr. Trino Baptista, Presidente de la Cámara de Diputados y al Dr. Ovidio Pérez Agreda, Presidente de la Cámara del Sanado.  Pérez Agreda posteriormente será Presidente del Estado Bolívar, sustituto del Dr. José Benigno Rendón en noviembre de 1938.

Como la Reforma de la Constitución Nacional implicaba casi siempre la reforma de las Constituciones Regionales, al reformarse la del Estado Bolívar se cambió la tradicional figura de Prefecto por la Gobernación de Distrito.

Los primeros gobernadores de distritos fueron a partir de entonces:  Félix Barceló, del Distrito Heres; Pedro Battistini, de Roscio;  Felipe Manzaneda, de Piar; Antonio García Mogollón, de Sucre y Enrique Pérez Itriago, del Distrito Cedeño.

En cuanto a materia electoral, la Corte Suprema de Justicia del Estado, asumió la facultad de elegir los concejales hasta 1939 que se instituyó la elección popular para Concejales Municipales.  Asambleas Legislativas y remoción de la mitad de las Cámaras del Congreso.

En 1936 la Corte Suprema de Justicia designó a Carlos Boccardo, Andrés Juan Pietrantoni, Octavio Marcano, Marco García Delepiani, Pbro. Rafael Ma. Villasmil, Antonio Rodríguez Ramos y Ramón A. Maradey, para constituir el Concejo Municipal de Heres.

La propaganda política y el cariz ofensivo que tomaba la polémica pública, obligo al Gobierno a nombrar una Junta de Censura para las publicaciones de prensa y radio, responsabilidades que se encomendó a J. M. Agosto Méndez, L. F. Vargas Pizarro y J. Gabriel Machado.  La prensa salía entonces a la calle con esta advertencia en recuadro: “Este periódico está visado por la Censura”.

No por la censura dejaron de salir nuevas publicaciones, entre ellas, el semanario  “La Ley”, órgano de la Sociedad Nacional Democrática, bajo  la dirección y redacción de Cesar Gómez, J. M. Gómez Rangel y Luis A. Rey.  Esta Sociedad pasó a llamarse después Unión Nacional Republicana.

Asimismo salió el semanario “El Liberal”, órgano del Partido Liberal Amarillo, presidido por Fermín Clemente Bello.  Otros dirigentes eran Rodolfo Felice, Héctor Silva y ramón Antonio Aular.

En su tercer año de Gobierno, el Presidente Eleazar López Contreras visitó Ciudad Bolívar.  Aquí llego el 4 de septiembre de 1938 y fue recibido en la Alameda por doce mil personas.  Llegó en el cañonero “Rafael Urdaneta” y se dirigió a pie hasta la Plaza Bolívar.  Visitó los edificios del Gobierno así como las obras construidas y en construcción.  Visitó el barrio Perro Seco, inundado; el Liceo Peñalver, en la Casa del Congreso de Angostura; el Cuartel del Capitolio donde fue recibido por el coronel  Juan Bautista Paz, comandante del Batallón Rivas; visitó el pueblito y muy cerca El Matadero; Santa Ana, la Cárcel Pública, el Mercado y el Hospital Las Mercedes.

En un acto en su honor en le Club de Comercio tocó algunos puntos de su gestión y aclaró que su gobierno “no es un gobierno de fuerza, sino de convencimiento; no de fuerza, sino de ley, y la ley es dura, pero los hombres y los Gobiernos, con un poco de buena voluntad, lograrán no violarla”.

En esa ocasión dijo haber constatado el estado de miseria de la población de San Félix debido al aislamiento y prometió además de un vasto plan minero, incluir la carretera a San Félix en el Plan Trienal.  También informó sobre las bondades del Reglamento dictado por él sobre navegación y comercio de cabotaje en el Orinoco y demás ríos.

Se regresó el mismo día y al llegar al Caño San Juan se traslado al “Leandro”, yate presidencial, para seguir hasta Maturín, ciudad natal de su esposa, quien se había separado de la comitiva para viajar a Trinidad.

La gestión del Dr. José Benigno Rendón dura hasta septiembre de 1938 y durante el trienio destacaron las siguientes obras: Construcción del Asilo de Enajenados, construcción y ensanche del Hospital Ruiz y del Palacio de Gobierno, macadanización de la calle Libertad, macadanización de la calle Bolívar entre Dalla Costa e Igualdad; sistema de cloacas de casi todas las calles, administración y cristalización de la cosecha de sarrapia, pavimentación de las calles Venezuela, Dalla Costa, Zea y Babilonia; empedrado de la calle Bolívar, desde el garage de Félix Tomassi  hasta la esquina que da a la Laguna así como la calle Santa Ana, desde la esquina de Rafael Valladares hasta La Logia Asilo de la Paz.

Fue decretada la Escuela “Pepe Mármol” para música, declaración y canto, la cual comenzó a funcionar el 15 de septiembre de 1936.  Se dispuso la cancelación de la hipoteca que pesaba sobre el inmueble de la Clínica de Niños Pobres.  Se designó a Telmo Almada Director de la Banda del Estado y el nombre de Gómez se le sustituyó por el de Juan Bautista Dalla Costa.  Se presentó y fue aprobado por la Legislatura el proyecto de Ley Orgánica de la Inspectoría General de Vehículos; se dispuso la demolición del Teatro Bolívar construir uno nuevo, fue creada la Escuela de Sericultura en los Morichales de San Rafael, comenzaron los trabajos de edificio del Aeropuerto “24 de Julio”  y se expropió a Roberto Liccioni de 80 hectáreas de Monseñor Miguel Antonio Mejía y fue inaugurado el Hospital Roscio de El Callao.

El Hospital Roscio de El Callao fue inaugurado el 2 de febrero de 1938 y al mes se realizó en él la primera operación quirúrgica, una apendicicectomía de urgencia a un obrero de la Compañía Minera El Perú, practicada por le Dr. Jorge Figarella, ayudado por los doctores Antonio Van Prag y Pedro Reyes Gordón, quien llevó la anestesia.

En 1938, el Acueducto de Ciudad Bolívar, administrado bajo contrato por la firma B. Tomassi & Cía., pasó a manos de la Municipalidad y en el seno de la misma se suscitó una acalorada discusión sobre su futura administración.  Antonio Levanti, presidente de la Junta de Desecación de la Laguna, pedía su administración para utilizar los beneficios en función de la solución del gran problema sanitario que significaba la Laguna.  El Padre Villasmil se opuso rotundamente y amenazó con renunciar si esto ocurría.  Al final, el Concejo designó a César Jara Rodil y Martín Maestracci, para que se encargaran de su administración.

El doctor Dámaso Cardozo fue nombrado Vicario General de la Diócesis de Guayana y obtenido sin dilación el pase por parte del Ejecutivo Nacional; sin embargo, esto no fue bien visto por un sector social bolivarense, incluyendo a El Luchador, que escribió un editorial expresando sorpresa y protesta por dicho nombramiento toda vez que Monseñor Cardozo, fundador de la Gaceta Eclesiástica en 1925, había sido juzgado por los Tribunales de Bolívar y detenido en la cárcel Pública, de donde salió sin cumplir la condena por orden del Ministerio de Relaciones Interiores.

La detención de Monseñor Cadozo fue a raíz de una demanda que contra el introdujo un distinguido señor de la sociedad bolivarense, a quien el sacerdote amonestó duramente e hizo alejar por haber permanecido con el sombrero calado mientras pasaba la procesión de Corpus Christi, el 22 de junio de 1931. La costumbre entonces era quitarse el sombrero, bien  por acto de fe o de simple cortesía.
          
            Al ser nombrado Provisor y Vicario General de la Diócesis por el Obispo Miguel Antonio Mejía, quedó en la dirección de la Gaceta el Pbro. Rafael M. Villasmil y de administrador,  José A. Coraspe.

Durante el trienio de José Benigno Rendón salieron a aire las emisoras Ecos del Orinoco (primero de abril de 1936) fundada por Enrique Torres Valencia y Radio Bolívar (8 de marzo de 1937)  fundada por Pedro Elías Behrens y José Francisco Miranda.

Tuvo lugar la primera tragedia aérea en Guayana, al estrellarse el 23 de abril de 1937 en la selva, un aeroplano Faichild monomotor de 150 caballos de fuerza, tripulado por el capitán Jorge Marcano, Teniente Mendoza y el radiotelegrafista Fuenmayor. Cubría la ruta Santa Elena de Uairén a Tumeremo y de las nueve personas a bordo del aparato, perecieron en el accidente Mr. Frederock D. Grab., agregado comercial  de la Embajada de Venezuela y Alfonso Duque, trabajador de las mimas se Surukun.  Sobrevivieron, pero gravemente heridos. Además de los tripulantes,  el escritor científico neoyorquino Mr. William Armstrong Perry, el guardia nacional Serveleón la empleada de mina de Surukun Lina Valles y el padre capuchino Baltasar de Mata llana

En menos de seis meses de este accidente aeronáutico, especialmente el 9 de octubre de 1937, currió otro sobre el Auyantepuy, no trágico, pero si espectacular.  El explotaron Jimmy Ángel se aventuró temerariamente a practicar sobre la alta meseta un aterrizaje que resultad aparatosamente accidentado, pero que  sirvió para dar a conocer al mundo, la Catarata o Salto Agua  más elevado del planeta.  El Santo Ángel, como se llama desde entonces, obstenta la impresionada altura de 879 metros, seguido por el Tugela, con 948, en natal, Sudamérica.

Siguiendo los pasos del Ateneo de Caracas fundado en 1931 por un grupo de intelectuales encabezados por María Luisa Escobar, se fundó en Ciudad Bolívar (28 de mayo de 1937), el Ateneo Guayanés.

La iniciativa partió del poeta José Ramón del Valle Lavaux.  Su primer presidente fue Anita Ramírez, directora de la revista “Alondras”. Más tarde se fundó como contrapartida, el Grupo Auroguayana, integrado, entre otros poetas modernistas, por César Gómez, Vicente Gerbasí, Jean Aristeguieta, Arquímedes Brito.  Elías Inatti, Alarico Gómez, Luis Martínez Franchi y Ador Rafael Orta.  Tenían una hoja periodística que circulaban los sábados con el nombre de Orinoco, que decía: “La poesía nueva tiende sitio elevado en esta hoja periodística que tal vez sea la única que ha enfocado la literatura en forma sería”.

El 14 de marzo de 1938 se estableció por primera vez el Turno Farmacéutico, el cual comenzó a regir el 14 de marzo de 1938, dividido en dos grupos: Nº 1. Farmacia Cubría, Farmacia Shoen y Botica del Carmen.   Nº 2.  Botica del Águila, Botica Vargas y Farmacia del Valle.


Y ya en tiempo de elecciones de cuerpos deliberantes y finalizados el gobierno del doctor José Benigno Rendón, la compañía de Navegación Real Holandesa estableció        un servicio directo entre Nueva York y Ciudad Bolívar, con escala en Las Antillas.         Sus agentes en la capital bolivarense eran Casalta y Battistini.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada