sábado, 17 de octubre de 2015

Gobernador Mario Briceño Iragorri 1943-1945.

El historiador, escritor, diplomático y político, Mario Briceño Iragorri, natural de Trujillo, fue designado Presidente del Estado Bolívar el 21 de noviembre de 1943, tomó posesión el 27 y gobernó hasta el 8 de febrero de 1945, un año y tres meses.
            El 27 de noviembre de 1943 a las 4 de la tarde, Mario Briceño Iragorri, tomó posesión en el Palacio de Gobierno. Se hallaba acompañado de su esposa Josefina Picón Gabaldón y sus hijos.
            “Siento sobre la responsabilidad de administrar los intereses  de una feraz tierra, cuyos problemas son tan grandes como grandes sus recursos inexplorados”. Fueron sus primeras palabras al pueblo de Guayana.
            El primer acto importante de su Gobierno fue crear por decreto la Sociedad Económica de Amigos de Guayana, con el fin de promover y estimular el estudio de las cuestiones referentes a la agricultura, cría, minería, arte, industria y comercio. Para su funcionamiento, dictó un reglamento y se instaló el 3 de enero de 1944 bajo la dirección de un Consejo Directivo presidido por Natalio Valery Angostini. Al acto de instalación asistió como invitada especial, Lucila Palacios, quien vino acompañada de su esposo Carlos Arocha Rodríguez.
            La Escuela Graduada “Francisco Antonio Zea” ofreció en la ocasión una velada literaria como marco de la inauguración  de la Biblioteca Lucila Palacios, con seccionales en los Municipios.
            La autora de “Tres Palabras y una Mujer” fue objeto de emotivos homenajes y Ateneo Guayanés, presidido por Francia Natera, organizó una tenida para recibirla como miembro al igual que a María Blanca Iragorri, Josefina Picón, Gilberto Antolinez y su esposa la poeta Palmenes Yarza. También recibió homenajes de la Estudiantina del Liceo Peñalver, la Sociedad de Artesanos y de P.R. Silva Jiménez, J.M. Agosto Méndez, Andrés Brito, P.J. Lanz y Matías Carrasco, quienes le escribieron poemas.
            Mario Briceño Iragorri decretó posteriormente la creación de la Dirección de Obras Públicas y dispuso de las reservas del tesoro Bs. 630.291,00 para atender como contribución del Gobierno al financiamiento de las obras de defensa de la ciudad, cuyo estudio estaba a cargo del C.A. Riego, por cuenta del Ministerio de Obras Públicas, asimismo trató de buscarle salida a los damnificados del Orinoco, casi todas las calles Zea, Bolívar, Roscio, Urica, Anzoátegui, San José, Maturín, Zaraza, Santa Rita, Delicias, San Félix, Los Corrales, Merecure y Mango Asao.
            Un gran damnificado de la embestida del Orinoco fue el empresario taurino Víctor Monedero, cuyo circo había quedado seriamente afectado. Entonces surgió la idea de construir una moderna Plaza de Toros fuera del casco, en terrenos de la avenida Táchira que estaba de moda. Se promovió una compañía para construirla en terrenos propiedad de Luis Alberto Uncein e Inés de Alejos, adyacente a la avenida Táchira con frente al Paseo 5 de Julio. Se estimó un capital de 120.000,00 bolívares equivalente a 1.200 acciones de Bs. Cien cada una. Figuraban como promotores Ramón Fernández, M.A. García Delepiani, Fermín Bello Dalla-Costa, Antonio Bello, E. Guerra Ruiz y Rafael Alejos.
            La compañía constituida bajo la presidencia de Rafael Alejos, estuvo reuniéndose en el Club Atlante hasta un año después del derrumbe de Medina Angarita que pareció ser también el derrumbe de esta preciosa iniciativa que había contratado como proyectista de la Plaza al ingeniero español Rafael Vidal Martí. La primera piedra quedó colocada el 15 de septiembre de 1946.
            En enero de 1944, la Asamblea Legislativa sancionó la Ley Orgánica del Poder Municipal que devolvía a los cuerpos edilicios toda su tradicional autonomía. Asimismo la Asamblea aprobó la idea de regalarle una casa al médico, escritor y poeta de 72 años, J.M. Agosto Méndez, a través de suscripción popular, con motivo de sus Bodas de Oro profesionales. Se constituyó una Junta Pro-Hogar presidida por Monseñor Dámaso Cardozo y el Ejecutivo colaboró con 5 mil bolívares. Pero este extraordinario hombre humanitario falleció antes de que tal idea se hiciera realidad.
            Falleció en la mañana del miércoles 9 de febrero de 1944, pobre, muy pobre y sin casa. En el sepelio frente el Liceo Peñalver, hablaron el Dr. José Gabriel Machado, y en la Plaza Miranda, José Luis Aristuguieta, hermano político del finado. Hablaron también, doctor Luis Maradei, a nombre de los médicos: Adán Blanco Ledesma, por el personal docente y estudiantes peñalverianos, J.J. Rojas Peraza  y Víctor Monedero, por la comunidad y Artesanos. En la ocasión, el Embajador de Perú en Venezuela, Elías Pérez Sosa, dijo refiriéndose a quien hizo de su profesión de médico un verdadero apostolado: “lo importante no es deplorar su perdida sino recoger su ejemplo y perennizarlo”.
            Comenzó en Bolívar una preocupación acentuada por el niño abandonado y la Asamblea Legislativa lanzó un acuerdo declarando de utilidad pública el fundo “La Frondosa” para la construcción de una Casa de Protección al Menor, mientras que el Ejecutivo igualmente preocupado por el estado de ruina que presentaba la Cárcel Publica, decretó comisionar a la C.A. Riego para el estudio de un edificio penal, con capacidad para 800 reclusos en el terreno denominado “La Granja”.
            La figura del Procurador General del Estado había desaparecido durante gobiernos anteriores. El Poder Ejecutivo carecía de órgano ante la administración judicial y para llenar ese vacío, el Presidente del Estado emitió un Decreto, el 7 de mayo del 44, creando el cargo de Procurador del Estado y sobre la marcha designó al doctor Rafael Ángel Gabaldón. Prosiguió trabajos del nuevo Hospital de Upata Eduardo Oxford: le dio la bienvenida en San Félix a la llamada Misión Kaiser que hacía un recorrido por el país para observar sus posibilidades potenciales; fue invitado por la Diócesis a inaugurar la Emisora “la Voz de Guayana” /15 de marzo de 1944). La Iglesia ante el auge del comunismo, preparaba su artillería, por lo que no conforme con la Gaceta Eclesiástica que venía circulando desde el 5 de septiembre de 1925, fundó el diario El Bolivarense, en su segunda época y luego La Voz de Guayana con los equipos de Radio Bolívar que por razones económicas había dejado de salir temporalmente al aire. Al frente de todas estas empresas de comunicación social estaba el Vicario y Deán de la Catedral, Monseñor Dámaso Cardozo, periodista realmente dinámico y emprendedor, alter ego de Monseñor Mejia, quien esos días fue por Mario Briceño Iragorri para que encabezara la lista de la Sociedad Amigos de la Cultura de Guayana, creada por decreto el  5 de enero del 45. Lo seguían, J.A. Sánchez Afanador, Manuel Felipe Flores, Adán Blanco Ledesma, Ernesto Sifontes, Fernando Huncal, Reinaldo Sánchez Gutiérrez, Brígido Natera Ricci y Regulo Salazar, director del semanario humorístico El Loro.
            El jefe de la Diócesis quizás no estaba al tanto de la historia del Hospital de Mujeres Las Mercedes, fundado en el siglo anterior por el Administrador Apostólico Mariano de Talavera, de lo contrario se habría opuesto a que le cambiasen el nombre como efecto fue cambiado por Acuerdo de la municipalidad, según la cual, a partir del 21 de diciembre de 1944 el Hospital Municipal Las Mercedes se denominará Hospital Municipal “Félix Rafael Páez”, como homenaje póstumo a quien fue iniciador de la creación del edificio donde funciona el nosocomio. El doctor Páez, quien fue durante 30 años director de ese hospital, había muerto el mes anterior.
            Eran tiempos de mítines y elecciones. El primer mitin del PDV se realizó en el Paseo Falcón, frente al Hotel Victoria. Entonces hablaron el Dr. Eleazar de Armas, quien abordó el tema “El Partido y Los Poderes Públicos”; Dr. Héctor Núñez, “Orientando conciencias”; Juan Sutherland, “El Partido y el Pueblo”. Clausuró el Periodista Manuel Pérez con el tema “Proyecciones del PDV”. Eso fue el 12 de enero de 1944, tres días antes del Presidente Medina viajar a los Estados Unidos, invitado por Franklin D. Roosvelt, quien habría de morir al año siguiente. Entonces dejó encargado de la Presidencia al Ministro de Interiores, Dr. Caracciolo Parra Pérez, quien había sustituido a José Nicomedes Rivas.
            En febrero realizaron otro mitin con Alirio Ugarte Pelayo y Manuel Rodríguez Cárdenas. En noviembre tuvieron lugar las elecciones. La Asamblea Legislativa quedó integrada así: Eleazar Alcalá Armas y Rafael Arismendi, por cedeño; Manuel M. Pérez V: y Arturo Casado, por Heres; Raúl Van Prag y Ángel H. Osuna, por Piar; Eduardo Villegas Ruiz y Hasib Rassi, por Roscio y Luis Vicente Guzmán y Pedro Jesús García, por el Distrito Sucre.
            Por efectos de la II Guerra Mundial, en la que la Alemania de Hitler no era grata para los países de occidente, se elaboró una lista negra de las empresas germanas, entre las cuales estaba la Casa Blohn de Ciudad Bolívar que el primero de junio del 44 había celebrado su centenario. Pues bien, esta Casa centenaria fue obligada a disolverse por Resolución del Gobierno Nacional conforme Decreto 241 del 9 de noviembre de 1943, en el término o plazo de noventa días.
            Aprovechando la liquidación de esta centenaria casa comercial, la firma F.E. Salazar, instaló una Sucursal en la ciudad con radio de operaciones en Bolívar, Apure y Amazonas, al frente de la cual se colocó a Juan Manuel Sucre Ruiz, quien había sido hombre de confianza de H. Blohn & Cia.

            El 8 de febrero, el doctor Mario Briceño Iragorri debió separase de la Presidencia del Estado para incorporarse al Congreso de la República y en lugar fue designado el doctor Carlos Tinoco Rodil. El presidente saliente aprovechó los vuelos inaugurales de Avensa que el 7 de febrero estrenó un Douglas C-29 Ciudad Bolívar-Maiquetía, con escalas en Anaco y Cachipo. Tenía capacidad para 12 personas y un mil gramos de carga. Su representante en la ciudad era el Automóvil Universal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada