lunes, 19 de octubre de 2015

Gobernador Coronel Carlos Meyer 1941-1943

Fue Presidente del Estado Bolívar del 24 de noviembre de 1941 al 4 de enero de 1943 cuando nombrado por el Presidente Medina Angarita. Murió días después del golpe de octubre de 1945.

Carlos Meyer inició su labor en Bolívar respaldado por un plan de obras nacionales que comprendía la carretera Ciudad Bolívar−Upata, presupuestada en 1.875.000,oo bolívares; carretera Upata−El Callao, Bs. 2.225.000.oo; Puente sobre el Yuruary, Bs. 380.000,oo; Edificio del Resguardo de Ciudad Bolívar, Bs. 100.000,oo; Acueducto de Ciudad Bolívar, Bs. 1.076.000,oo; Sistema de cloacas para la capital bolivarense Bs. 1.182.00,oo;  cloacas para Upata, Bs. 334.000,oo  y Acueductos para El Callao, Tumeremo y Upata.

La avenida Táchira y el Estadio Heres, obras de Pérez Agreda, le tocó inaugurarlas el 24 de julio de 1942.  Día del Ejército, con una misa de campaña y entrega de 85 títulos de propiedad de parcelas en la propia avenida, a los obreros que trabajaron en la construcción de la obra.

Los andinos conmovidos por el gesto bolivarense de ponerle el nombre del Estado Táchira a su principal avenida, lo retribuyeron construyendo otra allá en san Cristóbal con el nombre de Avenida Guayana.

  El pueblo bolivarense estaba contento por la Avenida a través de la cual podían llegar rápidamente al Aeropuerto para abordar los aviones ACO de Aeropostal que      cubría la ruta Ciudad Bolívar − Maiquetía y ADA que viajaba al interior de Guayana.        El Dr. Ovidio Pérez Agreda, quien había sido Presidente del Estado Bolívar, era en ese momento Director  de Aeropostal en Caracas, la cual había sido fundada en abril  de 1930 por un Sindicato francés y adquirida tres años luego por el Gobierno Nacional.

Pronto surgió allí el primer Hotel para el cual sus dueños los esposos Rodríguez, construyeron un edificio moderno.  Lo bautizaron como Hotel Bolívar y lo bendijo el 6 de julio del 42, Monseñor Dámaso Cardozo.

Otro establecimiento con el nombre de Hotel Bolívar hubo con anterioridad en la ciudad. Lo fundó en 1900 en la calle Orinoco, Guillermo Eugenio Monch Siegert.  Este Hotel pasó después a manos de José Méndez y finalmente a Ana de Stevenson.

   El nombre como que no estaba registrado, pues por iniciativa del Rotary Club se había gestado un movimiento para la construcción de lo que es hoy el Gran Hotel Bolívar en el Paseo Orinoco, para lo cual se fundó una Compañía Anónima.

Los primeros clubes de béisbol que estrenaron el Estadio  Heres en la avenida Táchira fueron Progreso y Angostura, el 22 de agosto, un día antes de instalarse en la ciudad la VII Convención Nacional de Magisterio, la cual deliberó hasta 30 de ese mes.  Entonces el Director de Deportes del estado era  Enrique Torres Valencia, fundador y director de Ecos del Orinoco.

La inauguración del Estadio contribuyó a imprimirle un mayor impulso al deporte,  que sumado a los Cines, al Hipódromo y al Circo Monedero, ampliaba el radio de sitios estables de recreación de la ciudad.

En el Circo Monedero torearon en 1942 matadores como Pepe gallardo y también unos cuantos novillos locales como Paco Castillón, Flores Carreño, Morales, Salicetti y Pedro Montes.  La corrida del 27 de mayo mereció esta crónica versificada del poeta Gil Plaz:
“Con el laudable fin de hacer dinero / para fines benéficos fue dada / una despampanante becerra /  el domingo, en el Circo Monedero / Con oreja de oro, de ternero, se dispuso sería recompensada / la faena mejor ejecutada / y aunque diestros no había, sobró torero / Y aún cuando Paco Castillón y Flores / Resultaron valientes matadores / y Carreño y Morales, dos Belmontes / y aunque comióse un toro Salicetti / y como si fuese un plato de spaghetti / correspondió la oreja a pedro Montes”/.

Había otro Circo de moda en la ocasión, tal el Blacamán Circus que realizaba temporada tanto en Ciudad Bolívar como en la tierra del oro: El  Callao, Blacamán era un fakir que terminó casándose en la ciudad con Teresa Weis después de haber comido cabeza de Sapoara, según el decir popular.  Fijó su residencia en la calle Libertad.

 En Octubre de 1942 apareció el Diamante de Barrabás, una piedra de 154 kárates con 45 puntos.  El comerciante guayanés Gilberto Daly, fue autorizado por barrabás (Jaime Hudson), Israel Jaime y Rafael Solano, minero del hallazgo, para comerciar la piedra y trasladarla de un lugar a otro con Guía del Ministerio de Minas expedida en Santa Elena  de Uairén por el Vigilante de Minas, Carlos Rangel Cárdenas.

Barrabás, protagonista principal del fabuloso hallazgo, viajo en avión desde Tumeremo a Caracas el 29 de octubre acompañado del Dr. Matías Carrasco, abogado y Gilberto Daly, financiador de los mineros, para buscarle un buen destinatario de la gema que sólo tenía para la fecha 12 paralelos o superiores en el mundo.

Barrabás, junto con Israel Jaime, 22 años, hijo de una india y un negro a quien se conocía como “Támbara” y Rafael Solano, 39 años, veterano de expediciones mineras, se hallaba en el Polaco, a orillas del río Surukun, un sábado 10 de octubre, alrededor del mediodía, cuando extranjeros la piedra de la tierra de un hoyo de 5 metros de profundidad.

El diamante de Barrabás estuvo en Miraflores y de allá salió bautizado con el nombre “Diamante Libertador”, comprado más tarde por la Casa Harry Windston de Nueva York que pagó por el medio millón de bolívares.  Fue fraccionado en tres y la mayor de 40 kilates, ya tallada, subastada en 185 mil dólares.

Un mes después del suceso Barrabás, específicamente el 18 de noviembre, se procedió a la exhumación de los restos del prócer de la Independencia, General Tomás de heres, los cuales se hallaban sepultados en la Catedral de Ciudad Bolívar luego de su asesinato, en abril de 1842.

Los restos de Heres, una vez exhumados, fueron llevados al Palacio Episcopal hasta el momento de ser trasladados al Panteón Nacional, en Caracas.

El testimonio del lugar donde se encontraban, fue dado por le albañil Pedro Calderón, quien en 1895 le puso a la Catedral el piso de mosaico.  También fueron exhumados los restos del Capitán de navío José Tomás Machado.  Se hallaban dichos restos inhumados en fosas hechas con adobes y mezcla mulata de cal, arena y tierra, con piso de ladrillo.

Actuaron en la ceremonia de exhumación, el juez Francisco D´Enjoy Rávago; el Presidente del Estado, coronel Carlos Meyer y los familiares del prócer, Clara Rodil de Machado, Gabriel Rodil de Ortiz, Rosalía Ortiz de Jara y Mercedes Rodil de Astor, así como el Dean de la Catedral, Dámaso Cardozo.

Los restos de ambos próceres fueron trasladados a Caracas el 24 de noviembre y el Ejecutivo del Estado comisionó para su entrega al doctor José Gabriel y al Pbro. J. M. Guevara Carrera.

Tan pronto entró 1943, el Consejo Supremo Electoral convocó a elecciones para la renovación parcial de la Cámaras del Congreso de la República.  Se fijo el 19 de enero para la elección de diputados y senadores por parte de las Municipalidades a objeto de que el Congreso pudiera instalarse el 19 de abril.  Por Bolívar salieron electos el Dr. Eduardo Oxford López y diputado Carlos Tinoco Rodil.  Suplentes, Adán Blanco Ledesma, del primero, y Dr. Matías Carrasco, del segundo.


Antes de las elecciones; el 13 de febrero, el Ejecutivo Federal llamó al Coronel Carlos Meyer para que asumiera el Ministerio de Guerra y Marina;  y en la Presidencia del Estado designó al doctor Gumersindo Torres.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada