miércoles, 21 de octubre de 2015

Gobernador Ovidio Pérez Agreda 1938-1941



El doctor Ovidio Pérez Agreda gobernó al Estado Bolívar desde noviembre de 1938 hasta noviembre de 1941 cuando el recién electo Presidente de la República, General Isaías Medina Angarita, lo requirió para desempeñar el Ministerio del Trabajo y Comunicaciones.

El nuevo Presidente del Estado Bolívar, tachirense Ovidio Pérez Agreda, tomó posesión de la magistratura el 10 de noviembre y designó a Antonio García Delepiani, Secretario General, quien permaneció escaso tiempo en el cargo toda vez que junto con Carlos Miguel Rosales resultó electo diputado al Congreso Nacional en las elecciones del 27 de enero de 1939 para revocar la mitad de la Cámara Baja.

El Presidente saliente, doctor José Benigno Rendón, igualmente fue electo Senador junto con el doctor Eduardo Oxford.

Pérez Agreda, previamente, fue juramentado por el Presidente de la Asamblea Legislativa, doctor J. M. Gómez Rengel, y sus dos primeros actos al tomar posesión fueron eliminar la Escuela Experimental de Sericultura y disponer la reorganización de la imprenta del Estado que hasta entonces realizó trabajos particulares.

De manera que 1939, ya en puerta, llegó con nuevo gobierno, incluyendo las Municipalidades.  En el Consejo la de Heres destacaba como Presidente, Edmundo Cruz Prieto, quien inmediatamente instruyó al alarife José Remigio Fernández para que pavimentara el tramo de la calle Bolívar comprendido entre Boyacá y El Temblador y apoyó la velada del Centro Artístico Guayanés en el Cine América a objeto de que Frank Hernández, promesa del canto, pudiera ir a Caracas a presentarse en la Academia de Música y Declamación, toda vez que las becas de 120 bolívares decretadas por Pérez Agreda solo habían alcanzado para que Alejandro Otero, Aníbal Álvarez, Luis Felipe Pérez Flores, Eleazar Alcalá Armas y Humberto Bartola, pudieran proseguir estudios superiores.

Frank Hernández fue promovido por le profesor José Francisco Miranda, director artístico de Radio Bolívar, y quien con el cambio de gobierno sustituyo a Telmo Almada en la dirección de la Banda Dalla – Costa.

El nuevo presidente edilicio, Edmundo Cruz Prieto, no estaba conforme con el comportamiento ciudadano en los sitios públicos. Había una tendencia al relajo de la compostura y para corregirlo en parte dictó un decreto prohibiendo “a partir de las 6 de la tarde, durante los días de labor y durante todo el día y la noche de los días feriados, circular por las calles, plazas, paseos y asistir a los locales, espectáculos públicos, trajeados de guardacamisa, camisa o en cualquiera otra vestimenta que dañen la moral pública y afeen la buena compostura propia del vestir”.  Los infractores eran sancionados con multa de 25 a 50 bolívares o arresto provisional.

         Por esos días llegaba a Atures el primer avión, un bimotor de Aeropostal piloteado por Jones Parra, que inauguraba el correo aéreo entre ese pueblo y Caracas.  Con este servicio, Atures se ponía a la par de los pueblos orinoqueños que cubría la Línea Orinoco de la CAVN, vale decir, el Almacén, Boca del Pao, Moítaco, Santa Cruz, Maripe, Las Bonitas, Caicara, Cabruta, La Urbana, Santa Bárbara, Santa María, Los Barrancos, Puerto Páez y Puerto Ayacucho.

La actividad aeronáutica comenzaba a tomar vuelo de verdad en Venezuela, particularmente en Bolívar, donde incluso el 22 de febrero de 1940, los citadinos pudieron ver por primera vez una mujer pilotando un avión.  Tal, la guayanesa Mary Calcaño, quien aterrizó pilotando su propia avioneta CUB, acompañada del capitán Antón Reyes.  Mary, hija de José Antonio Calcaño, fue la primera mujer venezolana en obtener un diploma de piloto.

Siguiendo la onda, la Compañía Real Holandesa de Aviación KLM  estableció la ruta aérea en un avión PJ-AIM Ciudad Bolívar − Trinidad.

El interior de Guayana, secularmente olvidado, comenzaba a tomarse en cuenta, pues también llegaba a Maripa la luz eléctrica y una Escuela a San Pedro de Tauca, además de un Molino Arrocero comprado por el Gobierno Nacional, con capacidad de 1.500 kilogramos por hora y el cual llegó por le vapor Bolívar en 266 bultos que incluían tanto la maquinaria como el edificio.  A esto se sumaba el proyecto presentado en la Cámara Baja por los diputados Antonio García Delepiani y Héctor Guillermo Villalobos, para el establecimiento de una Colonia Agrícola en el Caura y el presentado por los diputados Arévalo Cedeño, Pacheco Miranda y Alonso Blanco, guariqueños, con miras a la canalización de la Barra del Orinoco y creación del Puerto Libre de Ciudad Bolívar.

Ciudad Bolívar, sin embargo no disponía de instalaciones portuarias.  Fue ese año cuando el MOP sacó a licitación la construcción del Puerto de Ciudad Bolívar conformado por un equipo flotante y otro fijo, de acuerdo a un proyecto encargado a las oficinas Parsons, Klapp, Brinckerhoff & Dougloasd| de Nueva York.

Estos proyectos eran alentados desde la Casa de Guayana fundada en Caracas el    15 de febrero de 1939 por iniciativas de Raimundo Aristiguieta, Dr. Carlos Tinoco Rodil, Dr. Luis Quiros Cabrera, Dra. Virginia Pereira, Pedro José Romberg, Ana Unshelm Siegert, Edmundo Suegart, Felipe Hernández Natera, y la cual funcionaba d Alta Gracia a Cuartel Viejo.  En Ciudad Bolívar funcionaba una filial bajo la presencia del Dr. J. M. Agosto Méndez.

La ciudad capital tenía para 1939, de acuerdo con el último censo, una población de 25 mil habitantes, sin incluir a los que murieron de Alastrim ese año ni a los delincuentes que el Gobernador del Distrito Heres, Antonio Olivieri, se vio obligado a confinar en la Isla del Burro.  Por supuesto, no eran tantos, pero si suficientes para mantener en ascuas a la población.

El director del Hospital Ruiz y Páez era el doctor Jorge Figarella, quien recomendó aislar los enfermos de Alastrim en lugar distinto al nosocomio.  Así fueron a parar en una casa adquirida por la Municipalidad en Cañafístula, no obstante la protesta de los habitantes del sector.

Figarella quiena además de director del Hospital era Secretario General de la Cruz Roja, estaba en esos días empeñado en una Escuela de Enfermeras, distinta a los cursos esporádicos anteriores. Logró establecerla en el propio Hospital Ruiz y Páez.  En el edificio de la Cruz Roja funcionaba un dispensario desde el primero de septiembre de 1935 y de allí por primera vez se inició una campaña sostenida contra la tuberculosis.

 El primer año de la Escuela de Enfermería que do inaugurada el 24 de Julio, aniversario del natalicio del Libertador y Día del Obrero que, en la ciudad, la Sociedad de Artesanos y Obreros celebraba con desfiles y ofrendas a Juan Bautista Dalla-Costa, Ramón Isidro Montes, Manuel Felipe Flores hijo y Antonio Valera Villalobos, reconocidos por ella como los verdaderos pioneros e impulsores del movimiento obrero organizado en Ciudad Bolívar.

La Radio Bolívar que en 1939 celebró su segundo aniversario presentado a la triple criolla Isabelita Caro y las orquestas Armonía y Unión estimulaba el auge que el tradicional juego de Ronda adquirió entonces, trasmitiéndolo a control remoto desde la Plaza Centurión.  Este juego solía practicarse además en el Obelisco y la Laguna y cada encuentro tenía de por medio un reto sobre apuesta no menor de 200 bolívares.

El primer juego trasmitido por radio ocurrió el 6 de junio de 1939, entre jugadores de un mismo club, el Patriota.  Existían otros como El Capitolio, capitaneado por el periodista Edmundo Barrios; Nueva América, Patriota, Monte Carlos, Bolívar y Mundial.

Ese primer juego trasmitido por Radio, empató con store 3x3.  Lanzaron Ángel Acosta y Cipriano Molina, el narrador fue Alirio Cairo. Al finalizar el presidente del Club Patriota, Francisco Chaparro, brindó en su casa con tres botellas de la afamada Veuve Cliquot.

Esto dió pie para organizar de lo que sería el Primer Campeonato de Ronda entre los clubes citados y los cuales disputarían la Copa Radio Bolívar. Para el efecto,                      el Gobernador del Distrito Heres, Antonio Olivieri, dicto un Reglamento redactado por Jorge Wilson, Manuel Sulvarán y Ernesto Quijada; no obstante, el campeonato tuvo un resultado infeliz debido a que fue imposible conciliar las diferencias surgidas en el curso del evento.  Al final todos los Clubes de Ronda organizados se convirtieron en Clubes de Béisbol, estimulados por el Presidente del Estado que los equipó convenientemente. Este cambio permitió a las mujeres adueñarse del Ronda, para lo cual fundaron un Club bajo la presidencia de Ofelia Sánchez.  Su campo era el Obelisco.

La entrada de 1940 fue como tradicionalmente venia ocurriendo.  Largos toques de campañas, salvas de artillería en la Fortaleza El Zamuro, sirenas sonando desde los buques de rada y La Electricidad  y después las Radios de la ciudad en sintonía con el Mensaje de Presidente de la República. A las seis de la mañana, las autoridades enarbolaron el Pabellón Nacional en los edificios públicos y a la diez se instalaron la Asamblea legislativa bajo la presidencia del doctor J. M. Gómez Rengel y el Concejal Municipal, presidido por José Rosalino Flores. 

Seis días después, el doctor Ovidio Pérez Agreda presentó cuenta de su gestión ante la Legislatura.  En la ocasión, destacó la venta del Capitolio que ya había sido declarado Cuartel Tomás de Heres por el Presidente de la República, según decreto de julio del año anterior.  El Gobierno Nacional pagó al Estado 200 mil bolívares por le venta del inmueble y la cual fue impugnada por guayaneses residentes en Caracas al considerar que el mismo tenía un valor superior.  El edificio destinado en principio para un Hospital dedicado a San Juan de la Cruz, comenzó a ser construido en el último Gobierno de Juan Bautista Dalla Costa conforme a un proyecto del ingeniero polaco Alberto Lutowski, quien dejó inconclusa la obra a causa de su muerte por fiebre amarilla el 16 de enero de 1871.

Los 200 mil bolívares que recibió el Gobierno Regional por la venta del Capitolio, los destinó para la construcción de un Mercado y un Matadero modelos para Ciudad Bolívar.  Esto está contenido en un decreto de Pérez Agreda del 3 de mayo de 1939, en el cual se incluye igualmente la construcción de un Hospital para Upata y la desecación de tres Lagunas que rodean al pueblo de San Félix.

Asimismo, Pérez Agrega destacó en su mensaje a la Legislatura de 1940, la terminación del Palacio de Gobierno incluyendo mobiliario, todo a un costo de Bs. 91.744,15.  El día de su inauguración se colocó en el mismo los retratos de Bolívar y Sucre donados por el Presidente de la República, le primero, y el segundo por el Dr. Tito Chiossone.
Informó de un Molino de agua en el Asilo San Vicente de Paúl; pavimentación de las calles Constitución, Dalla Costa, Bolívar, Porvenir, 28 de Octubre y construcción de un nuevo edificio para el Mercado, un Matadero en las afueras de la ciudad y la avenida Táchira.

El asfalto para pavimentar la avenida Táchira lo obsequió la Standard Oil Company y los terrenos para su construcción, adjudicados por la Municipalidad el 19 de junio de 1939.  La Municipalidad también decretó luego donación al Ejecutivo de terrenos adyacentes a la avenida Táchira para la construcción del Estadio Rafael Urdaneta que después terminó siendo en Estado Tomás de Heres.

El 20 de enero de 1941, el general Isaías Medina Angarita, ministro de Guerra y Marina, visitó Ciudad Bolívar para estar presente en un inauguración del Puente Orocopiche o Puente Bolivariano solicitado por la Asamblea Legislativa al Gobierno Nacional el 20 de enero de 1939 para favorecer a los pueblos del Almacén, Managua, Las Garcitas, Los Hicoteos, La Portuguesa, La Mina, La Carolina, Las Cocuizas, Los Piquitos, Curiapo, La Colmena y La Esperanza.

Más que una simple visita oficial, la presencia de Medina Angarita tenía que ver con su candidatura presidencial propuesta por el sector oficial y la cual se definió en las elecciones de abril de ese año a nivel del Congreso Nacional.  Los resultados de la votación fueron los siguientes: Medina, 120 votos; Rómulo Gallegos, 13; Diógenes Escalante, 2 y los doctores José Izquierdo y Luis Jerónimo Prieto, un voto cada uno.


Medina tomó posesión de la Presidencia de la República el 5 de mayo y ratificó en la Presidencia del Estado Bolívar al Dr. Ovidio Pérez Agreda; quien permaneció hasta el 24 de noviembre cuando fue llamado a ocupar el Ministerio del Trabajo y Comunicaciones.  Su lugar fue ocupado por le coronel Carlos Meyer.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada